Due to COVID-19 pandemic, we are conducting appointments by video or over the phone when possible. Please call before visiting a practice.
×

Sexo En La Terced Edad: Preguntas Frequentes Contestadas Por Un Geriátrico

¿Por qué hablar de este tema?

Porque la gente en general no lo hace; y sin embargo, puede ser muy importante para la calidad de vida y es parte de la experiencia humana en todas las edades.

¿Qué significa la salud sexual a medida que envejecemos?

La verdad es que eso depende de cada uno. Para algunos, puede significar intimidad física con el solo hecho de estar cerca de un ser amado. Para otros, puede significar mantener relaciones sexuales, sexo oral o masturbarse. Esto también abarca ideas relacionadas con la imagen de uno mismo, la expresión emocional y la identidad personal*.

Está bien, pero ¿qué es lo normal?

Los estudios demuestran que la actividad sexual sí disminuye con la edad, pero muchas personas entre los 80 y los 90 años siguen activos. Esto sugiere que lo normal en realidad es específico de cada uno. Si usted tiene 68 años y está sexualmente activo, es normal. Si usted tiene 68 años y no está sexualmente activo, es normal. Stacy Lindau y un grupo de colegas hicieron una encuesta entre unos 3,000 adultos de Estados Unidos cuyas edades iban de los 57 a los 85 años2. En el caso de los hombres, el 84% de los de 57 a 64 años, el 67% de los de 65 a 74 años y el 38% de los de 75 a 85 años habían tenido actividad sexual con una pareja en los últimos 12 meses. En el caso de las mujeres, habían tenido actividad sexual con una pareja en los últimos 12 meses el 62% de las mujeres de 57 a 64 años, el 40% de las de 65 a 74 años y el 17% de las de 75 a 85 años.

¿Qué desafíos enfrentamos respecto a la actividad sexual a medida que envejecemos?

Encontrar pareja puede ser un desafío, en particular después de la pérdida de un ser amado. Los problemas de privacidad también se pueden volver más difíciles si usted vive con sus hijos o en una residencia. Además, hay desafíos físicos y mentales comunes. La encuesta de la doctora Lindau descubrió que, de las personas sexualmente activas, aproximadamente la mitad informó un problema sexual, como disfunción eréctil, falta de interés, eyaculación precoz, ansiedad respecto al rendimiento e incapacidad para llegar al orgasmo en el caso de los hombres, y falta de interés, problemas de lubricación, incapacidad para llegar al orgasmo, no encontrar placer en la actividad sexual y dolor asociado con dicha actividad en el caso de las mujeres**.

Algunos de estos problemas pueden ser una parte normal del envejecimiento. Pero también pueden verse complicados por problemas médicos, en particular la diabetes, la hipertensión, enfermedades cardíacas, problemas de próstata, dolor de espalda, problemas pulmonares, depresión, ansiedad, obesidad, tabaquismo e ingesta de alcohol. Además, a medida que envejecemos, tendemos a acumular más de estas afecciones crónicas. A menudo, las enfermedades crónicas traen consigo listas de medicamentos más largas y —oh, sorpresa— la disfunción sexual también puede ser un efecto secundario común de muchos medicamentos.

¿Se puede hacer algo?

A veces, sí. Hay pastillas, lubricantes y cremas de venta libre o con receta, según cuál sea su caso particular. También hay terapeutas sexuales. Si un efecto secundario de un medicamento está influyendo, es posible que haya un medicamento alternativo. Además, usted puede esforzarse para controlar las afecciones médicas crónicas que contribuyen al problema. Es importante saber que existen estas opciones y que su médico puede ayudarle a tratar su caso específico. Pero también corremos el riesgo de medicalizar excesivamente la salud sexual y fijar expectativas incorrectas en cuanto a que todas las frustraciones se pueden solucionar y de que usted no es normal si no quiere estar sexualmente activo en la tercera edad***. El enfoque debe estar menos en lo que es “normal” para su edad y más en cómo se siente usted respecto a su bienestar sexual en general.

Le recomiendo que piense en qué es bienestar sexual para usted. Si tiene pareja, pregúntele también sobre su bienestar. Muchas personas dudan, por distintas razones, sobre hablar de estos asuntos con su médico, pero, si usted deseara que las cosas fueran diferentes, debería planteárselo a su médico porque quizás exista ayuda para su caso.

Referencias:

* Lochlainn MN y Kenny RA. Sexual Activity and Aging. Journal of the American Medical Directors Association (JAMDA), 14 (2013): 565-572.

** Lindau S et al. A Study of Sexuality and Health among Older Adults in the United States. New England Journal of Medicine (NEJM). 23 de agosto de 2007. 357:762-74.

*** Taylor A y Gosney M. Sexuality in Older Age: Essential Considerations for Healthcare Professionals. Age and Ageing 2011; 40: 538-543

< Más nuevo —  Volver al Blog Vivir Mejor  — Mas viejo >